un derecho no muere si existe alguien para defenderlo

walad mohamed